sábado, 9 de enero de 2010

Ansias.






Haciendo memoria todavía no puedo recordar exactamente el momento en el cuál le propuse a Daniella la idea de hacer un ciclotour. Hace años que estábamos postergando una mega salida a Quintay, que por flojera o por otras circunstancias nunca ocurrió, pero la idea del viaje en bicicleta siempre estuvo latente.
Varios lugares fueron barajados para que este verano se concretara por fin ese viejo sueño más mío que de ambos, que si no fuera por el reencanto que tuve por la cleta, tal vez jamás se hubiera realizado. Quinta Región costa e interior, Valle del Elqui y otros fueron rechazados porque en verano son sectores muy calurosos y serían de difícil pedaleo a pleno sol. Hasta que nos decidimos por el sur de Chile, el gran Lago Llanquihue será en un par de días más nuestro destino.

Con una preparación que ha consistido por mi parte en la de ir a mi trabajo al menos tres veces por semana en bici y unas cuantas salidas largas con Daniella, hemos ido día a día haciendo crecer el entusiasmo por esta gran aventura que ya se inicia. Empezamos hace rato a comprar lo necesario para enchular las bicis y para el camping, buscando ofertones y datos para ahorrar dinero, el que se iba depositando en la panza del chancho de greda que compramos el verano pasado y que cada día estaba más gordo y más pesado y que finalmente hoy murió.
Ahora sólo nos queda esperar al jueves, subirse al bus y llegar a Puerto Montt. Disfrutar el pedaleo, sin miedo a caerse o a quedarse botado, porque eso le da el tinte aventurero que nosotros queremos, volver a lo simple, disfrutar la naturaleza, celebrar nuestro aniversario y vivir lo que la maravillosa ruta nos depara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario